Revisión

Levodopa en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson: mitos y realidades

M.R. Luquin-Piudo, P. García Ruiz-Espiga, M.J. Martí, A. Rojo, L. Vela, F.J. Grandas, M. Bravo-Utrera, J.A. Burguera, J.R. Chacón, V.M. Campos-Arillo, C. Durán-Herrera, J.M. Fernández-García, R. García-Ramos, J.C. Gómez-Esteban, J. Gutiérrez, J. Juni, M. Mata-Alvarez Santullano, J.C. Martínez-Castrillo, J. Olivares-Romero, R. Ribacoba-Montero, D. Santos-García, M. Sierra, C. Valero-Merino [REV NEUROL 2012;55:669-688] PMID: 23172094 DOI: https://doi.org/10.33588/rn.5511.2012398 OPEN ACCESS
Volumen 55 | Número 11 | Nº de lecturas del artículo 9.095 | Nº de descargas del PDF 2.456 | Fecha de publicación del artículo 01/12/2012
Icono-PDF-OFF Descarga PDF Castellano Citación Buscar en PubMed
Compartir en: Facebook Twitter
Ir a otro artículo del número
RESUMEN Artículo en español English version
Durante los últimos años hemos sido testigos de una utilización preferente de agonistas dopaminérgicos (AD) como tratamiento de la enfermedad de Parkinson (EP), con la intención de retrasar en lo posible el desarrollo de fluctuaciones y discinesias. Sin embargo, la levodopa continúa siendo el fármaco antiparkinsoniano más eficaz y, probablemente, el que mejora un mayor número de síntomas de la enfermedad. En este artículo se ha realizado una revisión exhaustiva de la literatura por parte de un grupo de neurólogos expertos y miembros del Grupo de Trastornos del Movimiento de la Sociedad Española de Neurología sobre los beneficios y riesgos del tratamiento con levodopa en pacientes con EP. La principal conclusión de este artículo es que la levodopa continúa siendo el tratamiento más eficaz para la EP. Aunque el riesgo y la incidencia de desarrollar discinesias se mantiene en un nivel menor en el grupo tratado inicialmente con AD, el número de pacientes que desarrollan discinesias incapacitantes es muy bajo en todos los estudios y similar para los AD y la levodopa, y las escalas de calidad de vida son también similares en ambos grupos, lo que cuestiona el impacto que estas complicaciones motoras tienen sobre la calidad de vida de los pacientes con EP. A la vista de estos resultados, deberíamos plantearnos si está justificado privar a los pacientes del buen control de los síntomas que proporciona la levodopa por el temor a que desarrollen discinesias o fluctuaciones motoras leves que no van a mermar su calidad de vida. A ello hay que añadir la posibilidad de que desarrollen efectos secundarios graves, que son más frecuentes con el uso de AD. Palabras claveAgonistas dopaminérgicosCalidad de vidaComplicaciones motorasEnfermedad de ParkinsonLevodopaSíntomas no motores CategoriasNeurodegeneraciónTrastornos del movimiento
TEXTO COMPLETO (solo disponible en lengua castellana / Only available in Spanish)