Revisión

Revisión de las novedades presentadas en el XXIX Congreso del Comité Europeo para el Tratamiento e Investigación en Esclerosis Múltiple (ECTRIMS) (I)

Ó. Fernández, J.C. Álvarez-Cermeño, C. Arnal-García, R. Arroyo, Ll. Brieva, C. Calles, B. Casanova-Estruch, M. Comabella, J.A. García-Merino, G. Izquierdo, J.E. Meca-Lallana, M. Mendibe, D. Muñoz-García, J. Olascoaga, P. Oliva-Nacarino, C. Oreja-Guevara, J.M. Prieto, Ll. Ramió-Torrentà, L. Romero-Pinel, A. Saiz, A. Rodríguez-Antigüedad, Grupo Post-ECTRIMS [REV NEUROL 2014;59:269-280] PMID: 25190340 DOI: https://doi.org/10.33588/rn.5906.2014321 OPEN ACCESS
Volumen 59 | Número 06 | Nº de lecturas del artículo 5.334 | Nº de descargas del PDF 1.073 | Fecha de publicación del artículo 16/09/2014
Icono-PDF-OFF Descarga PDF Castellano Icono-PDF-OFF Descarga PDF English Citación Buscar en PubMed
Compartir en: Facebook Twitter
Ir a otro artículo del número
RESUMEN Artículo en español English version
Los datos más relevantes presentados en la XXIX edición del Congreso del Comité Europeo para el Tratamiento e Investigación en Esclerosis Múltiple (ECTRIMS), celebrado en octubre de 2013 en Dinamarca, se han resumido en la sexta edición de la Reunión de Expertos Post-ECTRIMS celebrada en Madrid en octubre de 2013, fruto de la cual nace esta revisión, que se publica en tres partes. Esta primera parte de la revisión Post-ECTRIMS presenta una visión actualizada de las diferencias de género en la esclerosis múltiple (EM), así como las nuevas evidencias sobre el impacto de las hormonas sexuales en la enfermedad. Podemos asumir que aún queda mucho por descubrir con relación al componente genético de la enfermedad. De la misma manera, a los ya conocidos factores ambientales de riesgo para la EM se unen posibles infecciones y hábitos de vida como desencadenantes. La interacción entre la genética y el ambiente cada vez cobra más fuerza como causa de susceptibilidad a la EM. En cuanto a los mecanismos de inflamación, las proteínas del complejo axoglial pueden ser las dianas antigénicas iniciales en lugar de las proteínas de mielina, y las células B se han visto implicadas en la producción de citocinas tóxicas para los oligodendrocitos. La quitinasa 3-like 1 se valida como marcador pronóstico de conversión a EM, y las bandas oligoclonales de inmunoglobulina M y la L-selectina podrían incorporarse como posibles medidas dentro de la estrategia de estratificación del riesgo en pacientes tratados con natalizumab. Palabras claveDaño tisularEpigenéticaEsclerosis múltipleInflamaciónSexo CategoriasEsclerosis múltiple
TEXTO COMPLETO Artículo en español English version