Neuroimagen

Disartria y disfagia aisladas como forma de presentación de un ictus isquémico agudo lacunar bilateral y simultáneo

D.A. García-Estévez, L.M. López-Díaz, M. Pardo-Parrado, C. Cid-Rodríguez, G. Ozaita-Arteche [REV NEUROL 2018;66:33] PMID: 29251341 DOI: https://doi.org/10.33588/rn.6601.2017422 OPEN ACCESS
Volumen 66 | Número 01 | Nº de lecturas del artículo 21.691 | Nº de descargas del PDF 876 | Fecha de publicación del artículo 01/01/2018
Icono-PDF-OFF Descarga PDF Castellano Citación Buscar en PubMed
Compartir en: Facebook Twitter
Ir a otro artículo del número
RESUMEN Artículo en español English version
CategoriasNeuroimagen
TEXTO COMPLETO (solo disponible en lengua castellana / Only available in Spanish)

 




 

Figura.
Imágenes de resonancia magnética encefálica ponderadas en difusión que muestran las lesiones isquémicas agudas lacunares del primer (a) y del segundo caso (b).




Los síntomas de disartria y disfagia son comunes en la enfermedad cerebrovascular aguda, aunque como manifestación clínica aislada son un hallazgo infrecuente, y en este caso suelen comunicarse formando parte de un síndrome pseudobulbar [1,2] o un síndrome biopercular [3].

Casos clínicos. Se describen dos pacientes cuya única manifestación clínica es la combinación de disartria y disfagia en relación con la presencia bilateral y simultánea de ictus lacunares isquémicos agudos. El primer caso es un varón de 75 años, hipertenso, con ic­tus isquémicos situados uno en la cápsula interna izquierda y otro en la corona radiada derecha (Figura, a). El segundo caso es un varón de 77 años, hipertenso, con ictus lacunares situados uno en el centro semioval derecho y otro en la corona radiada izquierda (Figura, b).

Discusión. Los síntomas de disartria y disfagia son comunes en los pacientes con ictus agudos, normalmente acompañados de afectación facial y de las vías largas corticoespinales y espinotalámicas. Sin embargo, como única manifestación clínica, son un hallazgo infrecuente que en ocasiones puede obligar a descartar patologías diferentes a la enfermedad cerebrovascular, como la miastenia grave. Suelen formar parte bien de un síndrome pseudobulbar, que está ocasionado por infartos lacunares bilaterales que causan una afectación extensa de las fibras corticobulbares [1,2], bien de un síndrome biopercular, consistente en una diplejía labiofaciofaringolaringomasticatoria debida a una lesión en ambos opérculos, que provoca una lesión cortical y de las fibras supranucleares aferentes a los núcleos de los pares craneales. Este último síndrome también muestra heterogeneidad en relación con la localización de las lesiones, de forma que, además de la afectación biopercular, también se manifiesta clínicamente ante una afectación subcortical bilateral o ante la de un único opérculo [3]. La presente comunicación muestra que la manifestación ictal aislada de disartria y disfagia, sin diplejía facial, también se produce ante ictus lacunares agudos bilaterales que afectan selectiva y parcialmente a los haces corticobulbares [4].

 

Bibliografía



 1. Montaner J, Álvarez-Sabin J, Molina C, Abilleira S, Rovira A. Parálisis pseudobulbar aguda: utilidad de las técnicas de difusión por resonancia magnética. Rev Neurol 1999; 29: 1181-4.

 2. Ertekin C, Aydogdu I, Tarlaci S, Turman AB, Kiylioglu N. Mechanisms of dysphagia in suprabulbar palsy with lacunar infarct. Stroke 2000; 31: 1370-6.

 3. Moragas-Garrido M, Cardona-Portela P, Martínez-Yélamos S, Rubio-Borrego F. Heterogeneidad topográfica del síndrome de Foix-Chavany-Marie. Neurologia 2007; 22: 333-6.

 4. Canedo A. Heterogeneidad funcional del sistema piramidal: tractos corticobulbar y corticoespinal. Rev Neurol 2003; 36: 438-52.

 

© 2018 Revista de Neurología