Ponencia

Fingolimod: efectividad y seguridad en la práctica clínica habitual. Estudio observacional, retrospectivo y multicéntrico en Navarra, Gipuzkoa y La Rioja

T. Ayuso, M.E. Marzo-Sola, T. Castillo-Triviño, G. Soriano, M.A. Otano, M.A. López, I.M. Croitoru, J. Olascoaga [REV NEUROL 2016;63 (Supl. 1):S5-S11] PMID: 27658434 DOI: https://doi.org/10.33588/rn.63S01.2016254 OPEN ACCESS
Volumen 63 | Número S01 | Nº de lecturas del artículo 4.074 | Nº de descargas del PDF 385 | Fecha de publicación del artículo 05/09/2016
Icono-PDF-OFF Descarga PDF Castellano Citación Buscar en PubMed
Compartir en: Facebook Twitter
Ir a otro artículo del número
RESUMEN Artículo en español English version
Objetivo Evaluar la efectividad y seguridad del fingolimod en la práctica clínica en las regiones de Navarra, Gipuzkoa y La Rioja.

Pacientes y métodos Estudio retrospectivo y multicéntrico de pacientes con esclerosis múltiple recurrente tratados con fingolimod, siguiendo la ficha técnica. Se evaluó la tasa anualizada de brotes (TAB), el porcentaje de pacientes libres de brotes, la discapacidad usando la escala expandida del estado de discapacidad (EDSS) y el porcentaje de pacientes sin lesiones captantes de gadolinio.

Resultados Un total de 113 pacientes fueron tratados con fingolimod: el 6%, naïve, y el 58% y 35%, pacientes tratados previamente con inmunomodulador y natalizumab, respectivamente. El fingolimod disminuyó la TAB tras el primer (67%; 1 a 0,3; p < 0,0001) y segundo (89%; 1 a 0,1; p < 0,0001) año de tratamiento, y aumentó así el porcentaje de pacientes libres de brotes durante el tratamiento. La EDSS basal fue 3 y después del tratamiento con fingolimod fue 2,5 en ambos años. El porcentaje de pacientes sin lesiones captantes de gadolinio tras el primer año de tratamiento fue del 77%. Resultados similares se observaron en los pacientes naïve y en los tratados previamente con inmunomodulador. En los pacientes tratados previamente con natalizumab no se observaron cambios tras el tratamiento.

Conclusiones El uso del fingolimod en la práctica clínica mostró una efectividad similar a la eficacia observada en ensayos clínicos. No hubo cambios en la TAB al cambiar desde natalizumab, y sólo un paciente tras suspender el natalizumab presentó ‘rebrote’. El fingolimod se comporta como un fármaco seguro, con escasos efectos adversos y con un bajo porcentaje de abandonos.
Palabras claveFingolimodPráctica clínicaTasa anual de brotes CategoriasTécnicas exploratorias
TEXTO COMPLETO (solo disponible en lengua castellana / Only available in Spanish)