Correspondencia

Polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica asociada al tratamiento con infusión intraduodenal de levodopa-carbidopa

A. Rivero-de-Aguilar, Á. Sesar, G. Fernández-Pajarín, B. Ares-Pensado, A. Castro [REV NEUROL 2019;69:304-306] PMID: 31559631 DOI: https://doi.org/10.33588/rn.6907.2019170 OPEN ACCESS
Volumen 69 | Número 07 | Nº de lecturas del artículo 12.198 | Nº de descargas del PDF 114 | Fecha de publicación del artículo 01/10/2019
Icono-PDF-OFF Descarga PDF Castellano Citación Buscar en PubMed
Compartir en: Facebook Twitter
Ir a otro artículo del número
RESUMEN Artículo en español English version
CategoriasNervios periféricos, unión neuromuscular y músculo
TEXTO COMPLETO (solo disponible en lengua castellana / Only available in Spanish)
La infusión intraduodenal de levodopa-carbidopa (IILC) representa una opción terapéutica pa­ra los pacientes con enfermedad de Parkinson avanzada. Se trata de un sistema externo de infusión de levodopa y carbidopa en gel espesante que permite su liberación continua en el duodeno a través de una sonda de gastrostomía. Esta estrategia ha demostrado reducir el porcentaje de tiempo en off y aumentar el tiempo en on diario sin incrementar las discinesias invalidantes [1-3]. Se trata de un tratamiento bien tolerado que mejora la calidad de vida del paciente y que se puede instaurar de forma ambulatoria [4]. Sus efectos secundarios más habituales son los derivados de la inserción del dispositivo (de carácter local y reversible) y la pérdida de peso experimentada por algunos pacientes (se postula que el gel espesante puede provocar un cuadro de malabsorción).

Entre las complicaciones infrecuentes y potencialmente graves destaca el desarrollo de polineuropatía, que puede llegar a afectar al 3% de los pacientes al año de seguimiento [1]. En la mayoría de los casos consiste en una polineuropatía lentamente progresiva de predominio sensitivo y axonal [5], relacionada con la pérdida de peso y la disminución de los niveles de vitaminas del grupo B, que mejora con la suplementación vitamínica y el cambio de la posología de la levodopa a vía oral. No obstante, se han comunicado casos de polineuropatía desmielinizante asociada al empleo de la IILC cuyo curso clínico y características recuerdan a un proceso disinmune tipo síndrome de Guillain-Barré (SGB) o polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica [2,6]. Se trata de una complicación muy rara que requiere el empleo de fármacos inmunomoduladores [7] y que, por su tratamiento específico, no debe pasar inadvertida. A continuación, se expone un caso de polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica asociada a la IILC.


Mujer de 58 años, afecta de enfermedad de Parkinson, con DaT-Scan y SPECT miocárdica compatibles. Inicialmente se trata con rotigotina y levodopa en dosis crecientes, con una mejoría modesta de los síntomas: Unified Parkinson’s Disease Rating Scale (UPDRS) motora en on de 34 puntos y en off de 44 puntos. Por haber evolucionado a una fase avanzada, se individualiza el caso y al tercer año del diagnóstico se le ofrece tratamiento con apomorfina en infusión, pe­ro es mal tolerado. Por este motivo, al cuarto año comienza terapia con IILC: dosis matutina, 12 mL; dosis continua, 4 mL/h; dosis extra, 2 mL (no precisa); horas de infusión al día, 16; dosis equivalente de levodopa, 1.520 mg/día, con una respuesta aceptable (UPDRS motora en on de 20 puntos).

A los 15 meses de tratamiento empieza a desarrollar acroparestesias de forma progresiva. Por sospecharse una polineuropatía asociada a la IILC, se administra de forma empírica vitamina B12 intramuscular semanalmente durante un mes. No se produce mejoría y el cuadro evoluciona a lo largo de más de ocho semanas a tetraparesia de predominio distal (3/5), hipoestesia superficial y profunda en guante y calcetín con gradiente sensitivo, pseudoatetosis e hiporreflexia generalizada. Dada la progresión de la clínica y el desarrollo de síntomas motores, se suspende la IILC y se reanuda la levodopa oral con una dosis equivalente. Se decide el ingreso hospitalario para realizar el estudio dirigido de la polineuropatía.

El análisis de sangre con hemograma, coagulación, ionograma, función renal, función he­pática, perfil tiroideo, proteinograma, inmunoelectroforesis, ácido fólico, vitamina B12 y anticuerpos antifactor intrínseco y anticélulas parietales es normal. No se realiza la determinación de otras vitaminas del complejo B ni de sus metabolitos intermedios. Las serologías de virus de la hepatitis B y C, Treponema pallidum y Borrelia burgdorferi en sangre son negativas.

En el estudio neurográfico se observa enlentecimiento de las respuestas motoras con presencia de bloqueos de la conducción, un aumento de latencia de las ondas F en los nervios mediano y cubital derechos, y abolición de las respuestas sensitivas de los nervios medianos, cubitales y surales. Estos hallazgos son compatibles con una polineuropatía desmielinizante sensitivomotora de predominio sensitivo.

Una punción lumbar demuestra una leve disociación albuminocitológica en el líquido cefalorraquídeo (1 célula/µL; proteínas: 0,51 g/L). Se amplía el estudio de autoinmunidad en suero y se detectan anticuerpos antigangliósido (IgG anti-GM1 e IgM anti-GM4). Los anticuerpos anti-MAG en suero son negativos.

Al reunir criterios clínicos y paraclínicos de polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica [8], se inicia tratamiento endovenoso mensual con inmunoglobulinas (0,4 g/kg intravenosos al día durante cinco días). La paciente evoluciona favorablemente, pero de forma lenta, por lo que se añade metilprednisolona (1.000 mg/día por vía intravenosa durante tres días). A los seis meses de terapia se constata una resolución completa del cuadro motor, con recuperación de la deambulación, y una mejoría relativa del cuadro sensitivo. El estudio neurográfico de control confirma la normalización de las respuestas motoras y la afectación sensitiva persiste sin cambios significativos. Con respecto al tratamiento antiparkinsoniano, mantiene una respuesta modesta a una dosis diaria de 1.600 mg de levodopa oral (UPDRS motora en on de 33 puntos y en off de 43 puntos).
 

En los últimos años, diversos estudios han señalado la mayor prevalencia de polineuropatía en los pacientes con enfermedad de Parkinson (4,8-55%) con respecto a la población general [5], especialmente en las fases avanzadas de la enfermedad. Por un lado, se apunta al papel patógeno del propio tratamiento, dado que la conversión de levodopa a dopamina precisa la captación de un grupo metilo proporcionado por la S-adenosilmetionina, y esta reacción lleva al consumo de vitaminas del grupo B como cofactores (ácido fólico, B6 y B12) y a la formación de un exceso de homocisteína (Figura), alteraciones metabólicas que por sí mismas predisponen a una polineuropatía de origen tóxico y carencial [5,9-11]. Por otro lado, se sabe que la prevalencia de polineuropatía en pacientes con enfermedad de Parkinson que todavía no han iniciado tratamiento con levodopa es más del doble que en la población general [12,13]. Esto sugiere que su desarrollo formaría parte de la propia historia natural de la enfermedad, algo que resulta coherente con el hallazgo de depósitos de α-sinucleína en los estudios anatomopatológicos de diversas estructuras del sistema nervioso periférico de los pacientes con enfermedad de Parkinson, como los nervios vago y glosofaríngeo [5].

 

Figura. Visión simplificada de la interrelación entre el metabolismo de la dopamina, la metionina y el folato. B2: riboflavina; B6: piridoxina; B12: cobalamina; CH3: grupo metilo; COMT: catecol-O-metiltransferasa; DDC: dopa descarboxilasa; MS: metionina sintasa; MTHFR: metilentetrahidrofolato reductasa; SAH: S-adenosilhomocisteína; SAM: S-adenosilmetionina; THF: tetrahidrofolato.






 

Aunque no se dispone de datos definitivos para afirmar que haya una mayor incidencia de polineuropatía cuando la levodopa se administra por vía duodenal, existen numerosas descripciones de polineuropatía asociada a la IILC [1,2,6,7,9-11,14,15]. En estos casos resulta ser de mayor gravedad clínica y neurográfica con respecto a los pacientes que reciben levodopa oral [16] y parece relacionarse con el grado de pérdida ponderal sufrida por el paciente, la hipovitaminosis B (déficit de ácido fólico, vitamina B6 o vitamina B12) y la hiperhomocisteinemia secundaria. Algunos autores también apuntan como posibles explicaciones de las peculiaridades de esta polineuropatía a la mayor biodisponibilidad de la levodopa administrada en infusión continua y a la interferencia del gel espesante (carmelosa sódica) con la absorción de nutrientes en el intestino delgado [5,7].

La gran mayoría de los casos de polineuropatía asociada a la IILC son de curso lentamente progresivo y de predominio sensitivo y axonal [5,9,10], como la mayor parte de polineuropatías de origen tóxico o carencial. Suele haber mejoría al corregir la hipovitaminosis B y, por este motivo, se recomienda determinar periódicamente los niveles de ácido fólico y vitamina B12 e indicar su suplementación de forma empírica ante el desarrollo de síntomas de polineuropatía [9,14]. En casos de gravedad o de progresión de la clínica, se recomienda suspender la IILC y volver a una posología oral [7], una estrategia que suele ser efectiva.

No obstante, un pequeñísimo número de pacientes en tratamiento con IILC desarrollan una polineuropatía de carácter desmielinizante y que, por sus características clínicas, neurográficas y patrón evolutivo, se asemeja a una polineuropatía de sustrato disinmune de tipo SGB o polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica [2,6]. Se trata de una rara complicación que puede ocurrir en cualquier momento y requiere el empleo de tratamientos específicos (plasmaféresis, inmuno­globulinas o corticoides) [7]. Algunos autores han teorizado sobre cambios en la microbiota intestinal inducidos por la IILC (p. ej., el sobrecrecimiento de bacterias inmunógenas, como Campylobacter jejuni) que podrían desencadenar una respuesta disinmune contra el nervio periférico [5].

Existe un continuo temporal entre el SGB y la polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica: el primero es un cuadro agudo o subagudo y de curso monofásico que habitualmente alcanza su nadir en las primeras cuatro semanas, mientras que la segunda es crónica, progresa o presenta recurrencias pasadas las ocho semanas desde el comienzo de los síntomas, y precisa la administración periódica de tratamiento inmunomodulador. Ambas entidades cursan con datos de desmielinización adquirida en la neurografía y con disociación albuminocitológica en el estudio de líquido cefalorraquídeo. Desde el punto de vista inmunológico, el SGB se asocia a la presencia de anticuerpos antigangliósido, mientras que los marcadores inmunológicos de la polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica no están tan claros (se han descrito casos asociados a anticuerpos contra proteínas paranodales, como neurofascina y contactina 1, pero también a anticuerpos antigangliósido, como anti-GM1 [17]).

Este caso supone, por tanto, un raro ejemplo de polineuropatía desmielinizante asociada al empleo de la IILC, de características análogas a una polirradiculoneuropatía desmielinizante inflamatoria crónica y no relacionada con un déficit de ácido fólico o vitamina B12. Aunque se trata de un efecto adverso extremadamente infrecuente, constituye una entidad con tratamiento específico y que se debe tener en cuenta ante todo paciente en tratamiento con IILC que desarrolle una polineuropatía grave o que no responda a las medidas habituales de suplementación vitamínica y suspensión de la levo­dopa intraduodenal.

 

Bibliografía
 


 1.  Fernandez HH, Standaert DG, Hauser RA, Lang AE, Fung VS, Klostermann F, et al. Levodopa-carbidopa intestinal gel in advanced Parkinson’s disease: final 12-month, open-label results. Mov Disord 2015; 30: 500-9.

 2.  Antonini A, Isaias IU, Canesi M, Zibetti M, Mancini F, Manfredi L, et al. Duodenal levodopa infusion for advanced Parkinson’s disease: 12-month treatment outcome. Mov Disord 2007; 22: 1145-9.

 3.  Olanow CW, Kieburtz K, Odin P, Espay AJ, Standaert DG, Fernandez HH, et al. Continuous intrajejunal infusion of levodopa-carbidopa intestinal gel for patients with advanced Parkinson’s disease: a randomised, controlled, double-blind, double-dummy study. Lancet Neurol 2014; 13: 141-9.

 4.  Fernández-Pajarín G, Ares-Pensado B, Sesar A, Iglesias-Canle J, Masa-Vázquez L, Castro A. Instauración ambulatoria y manejo inicial del tratamiento con infusión intraduodenal de levodopa-carbidopa en la enfermedad de Parkinson avanzada. Rev Neurol 2018; 67: 1-5.

 5.  Comi C, Magistrelli L, Oggioni GD, Carecchio M, Fleetwood T, Cantello R, et al. Peripheral nervous system involvement in Parkinson’s disease: evidence and controversies. Parkinsonism Relat Disord 2014; 20: 1329-34.

 6.  Galazky I, Schoof J, Stallforth S, Kupsch A, Heinze HJ, Kluge C. Guillain-Barre/CIDP-like neuropathy in two parkinsonian patients following intestinal levodopa/ carbidopa treatment. Parkinsonism Relat Disord 2013; 20: 125-7.

 7.  Santos-García D, De la Fuente-Fernández R, Valldeoriola F, Palasí A, Carrillo F, Grande M, et al. Polyneuropathy while on duodenal levodopa infusion in Parkinson’s disease patients: we must be alert. J Neurol 2012; 259: 1668-72.

 8.  Van den Bergh PY, Hadden RD, Bouche P, Cornblath DR, Hahn A, Illa I, et al. European Federation of Neurological Societies/Peripheral Nerve Society guideline on management of chronic inflammatory demyelinating polyradiculoneuropathy: report of a joint task force of the European Federation of Neurological Societies and the Peripheral Nerve Society –first revision. Eur J Neurol 2010; 17: 356-63.

 9.  Müller T, Van Laar T, Cornblath DR, Odin P, Klostermann F, Grandas FJ, et al. Peripheral neuropathy in Parkinson’s disease: levodopa exposure and implications for duodenal delivery. Parkinsonism Relat Disord 2013; 19: 501-7.

 10.  Uncini A, Eleopra R, Onofrj M. Polyneuropathy associated with duodenal infusion of levodopa in Parkinson’s disease: features, pathogenesis and management. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2015; 86: 490-5.

 11.  Loens S, Chorbadzhieva E, Kleimann A, Dressler D, Schrader C. Effects of levodopa/carbidopa intestinal gel oral levodopa/carbidopa on B vitamin levels and neuropathy. Brain Behav 2017; 7: e00698.

 12.  Conradt C, Guo D, Miclea A, Nisslein T, Ismail C, Chatamra K, et al. Increased prevalence of polyneuropathy in Parkinson’s disease patients: an observational study. J Parkinsons Dis 2018; 8: 141-4.

 13.  Nolano M, Provitera V, Lancillo B, Santoro L. Neuropathy in idiopathic Parkinson disease: an iatrogenic problem? Ann Neurol 2011; 69: 427-8 [author reply 428-9].

 14.  Merola A, Romagnolo A, Zibetti M, Bernardini A, Cocito D, Lopiano L. Peripheral neuropathy associated with levodopa-carbidopa intestinal infusion: a long-term prospective assessment. Eur J Neurol 2016; 23: 501-9.

 15.  Rispoli V, Simioni V, Capone JG, Golfrè Andreasi N, Preda F, Sette E, et al. Peripheral neuropathy in 30 duodopa patients with vitamins B supplementation. Acta Neurol Scand 2017; 136: 660-7.

 16.  Jugel C, Ehlen F, Taskin B, Marzinzik F, Müller T, Klostermann F. Neuropathy in Parkinson’s disease patients with intestinal levodopa infusion versus oral drugs. PLoS One 2013; 8: e66639.

 17.  Querol L, Siles AM, Alba-Rovira R, Jáuregui A, Devaux J, Faivre-Sarrailh C, et al. Antibodies against peripheral nerve antigens in chronic inflammatory demyelinating polyradiculoneuropathy. Sci Rep 2017; 7: 14411.

 

© 2019 Revista de Neurología

Si ya es un usuario registrado en Neurologia, introduzca sus datos de inicio de sesión.


Rellene los campos para registrarse en Neurologia.com y acceder a todos nuestros artículos de forma gratuita
Datos básicos
He leído y acepto la política de privacidad y el aviso legal
Seleccione la casilla si desea recibir el número quincenal de Revista de Neurología por correo electrónico. De forma quincenal se le mandará un correo con los títulos de los artículos publicados en Revista de Neurología.
Seleccione la casilla si desea recibir el boletín semanal de Revista de Neurología por correo electrónico. El boletín semanal es una selección de las noticias publicadas diariamente en Revista de Neurología.
Seleccione la casilla si desea recibir información general de neurologia.com (Entrevistas, nuevos cursos de formación, eventos, etc.)
Datos complementarios

Se os solicita los datos de redes para dar repercusión por estos medios a las publicaciones en las que usted participe.

En cumplimiento de la Ley 34/2002, de 11 de julio, de Servicios de la Sociedad de la Información y de Comercio Electrónico (LSSI-CE), Viguera Editores, S.L.U. se compromete a proteger la privacidad de sus datos personales y a no emplearlos para fines no éticos.

El usuario otorga su consentimiento al tratamiento automatizado de los datos incluidos en el formulario. Los datos facilitados se tratarán siempre con la máxima confidencialidad, salvaguardando su privacidad y con los límites que establecen las leyes vigentes en España, y nunca se cederán a personas ajenas a la organización.

Usted tiene derecho a rectificar sus datos personales en cualquier momento informándolo a secretaria@viguera.com. También se le informa de la posibilidad de ejercitar el derecho de cancelación de los datos personales comunicados.



¡CONVIÉRTASE EN USUARIO PREMIUM DE NEUROLOGIA.COM!

Además, por convertirte en usuario premium, recibirá las siguientes ventajas:

  • Plaza asegurada en todos nuestros Másteres (www.ineurocampus.com)
  • Descuento del 5% en los cursos de “Actualización en Neurología”, la FMC que estará disponible próximamente en la web.
  • Descarga gratuita en formato PDF dos de las obras con más éxito publicadas por Viguera Editores:
    • Oromotors Disorders in childhood (M. Roig-Quilis; L. Pennington)
    • Manual de Neuropsicología 2ª ed. (J. Tirapu-Ustárroz; M. Ríos-Lago; F. Maestú)

El precio para hacerse Premium durante el periodo de un año es de 5€, que podrá pagar a continuación a través de una pasarela de pago seguro con tarjeta de crédito, transferencia bancaria o PayPal:

QUIERO HACERME PREMIUM

No deseo hacerme premium


QUIERO MATRICULARME

No deseo matricularme